viernes, 18 de abril de 2014

Convención Regional 2015 de American Atheists Puerto Rico

Para revivir el blog luego de dos años de inactividad les traigo con mucho entusiasmo y emoción una de las noticias más importantes para el ateísmo puertorriqueño en los pasados años.

La organización Humanistas Seculares de Puerto Rico (HUSE), que me honro en presidir, se ha aliado a American Atheists y juntos colaboraremos para celebrar la Convención Regional de 2015 los días 21 al 23 de agosto del próximo año en el Hotel Sheraton del Centro de Convenciones en San Juan.

El Sr. David Silverman estuvo el pasado mes de marzo en Puerto Rico reuniéndose con algunos de los miembros y directivos de HUSE para traernos las buenas nuevas y comenzar a planificar desde ya.


Ha sido un secreto bien difícil de guardar por las pasadas semanas, pero ya es oficial. Hace unos momentos salió el comunicado de American Atheists donde se anuncia la actividad y donde David expresa su interés en la actividad y en ayudarnos a promover el ateísmo y el secularismo en Puerto Rico.
“There are a lot of atheists in Puerto Rico,” said American Atheists President David Silverman. “Many more than most people seem to think. A vital part of the mission of American Atheists is reaching out to atheists who think they are alone, atheists who think that everyone around them believes and they are the only ones who don’t buy into the fairy tale, but that’s so far from true. Atheists are everywhere and we’re going to Puerto Rico to help the Humanistas Seculares of Puerto Rico group shine as much as possible.”
El anuncio oficial se realizó durante la Convención Nacional de American Atheists de 2014 que se celebra en estos precisos momentos en Salt Lake City Utah. HUSE será el anfitrión de la actividad en Puerto Rico y esperamos que esto sea el principio de una relación larga y fructifera entre ambas organizaciones. Esperamos que esto nos traiga mayor visibilidad y participación para así poder luchar contra la ola teocrática que cada vez toma más fuerza en nuestro pais.

lunes, 2 de enero de 2012

En Defensa del Barbero Inexistente

En recientes dïas he visto a varias personas compartir en facebook un video que narra la historia de una conversación sobre dios entre un barbero y su cliente. Es un cuento viejito, compuesto básicamente de una pobre exposición del problema del mal de parte del barbero, la cual es “refutada” por el cliente con una falacia lógica bastante común conocida como la falsa analogía.

I. Los Barberos no Existen

La historia va así:

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello, y entablo una conversación con la persona que le atendió. De pronto, tocaron el tema de Dios.

- El barbero dijo: Yo no creo que Dios exista, como usted dice.
- ¿Por que dice usted eso? – pregunto el cliente…
- Es muy fácil, al salir a la calle se da cuenta de que Dios no existe. O…dígame, acaso si Dios existiera, ¿habría tantos enfermos? ¿Habría niños abandonados? Si Dios existiera, no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad. No puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedo pensando, y no quiso responder para evitar una discusión. Al terminar su trabajo, el cliente salió del negocio y vio a un hombre con la barba y el cabello largo. Entro de nuevo a la barbería y le dijo al barbero:

- Sabe una cosa? Los barberos no existen.
- ¿Como? Si aquí estoy yo.
- ¡No!… dijo el cliente, no existen, si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre.
- Los barberos si existen, es que esas personas no vienen hacia mi.
- ¡Exacto!… – dijo el cliente - Ese es el punto. Dios si existe, lo que pasa es que las personas no van hacia el y no le buscan, por eso hay tanta meseria y dolor en el mundo.

II. El Problema del Mal

El argumento que trata (pobremente) de exponer el barbero, se conoce como el Problema del Mal. No es un argumento para nada nuevo ni revolucionario. Muchos pensadores lo han presentado desde hace miles de años, siendo tal vez el más conocido Epícuro:

image¿Está dispuesto dios a prevenir la maldad pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿No está dispuesto a prevenir la maldad, aunque podría hacerlo? Entonces es perverso. ¿Está dispuesto a prevenirla y además puede hacerlo? si es así, ¿Por qué hay maldad en el mundo? ¿Será que no puede o no quiere prevenirla? Entonces, ¿Para qué llamarlo dios?

-- Epícuro

martes, 28 de junio de 2011

El Adoctrinador Ateo

Hace unos meses tuve un interesante encuentro con una persona que entre sus ilustrados argumentos me acusó de ser el “adoctrinador” de un amigo que recién salía del armario ateo.

¡Adoctrinador! Quisiera saber exactamente qué se supone que signifique eso. El ateísmo no tiene dogmas ni doctrinas. No es una religión. Ni siquiera es una visión de mundo ni una filosofía de vida. Es solo la conclusión de que no hay razones suficientes que justifiquen la creencia afirmativa en la existencia de divinidades. En otras palabras, el ateo simplemente no cree en la existencia de dioses por que no se le ha presentado prueba alguna que lo convenza. Eso es todo lo que es. Hablar de adoctrinamiento en este sentido, además de que nunca ocurrió nada ni siquiera semejante, es sencillamente, un disparate.

Luego, la conversación no pudo terminar sin el uso de algún típico argumento irracional:

Para mí, en mi razonamiento humano, el ateísmo es el resultado de la ausencia de Dios en el hombre. El llegar a ser un ateo es porque reconoce que Dios existe, la diferencia es que no quiere, ni desea creer en Él, aunque no tienen evidencia ni convicción para su refutación. Respeto tu posición ahora, en eso estriba la libertad que nos dá Dios, no somos sus robots, sólo sus hijos. "Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que CREA en mí no muera, sino que tenga vida eterna."

Ahí hay básicamente 2 argumentos. El primero, resumido, es el argumento que dice de que los ateos en realidad no existen sino que, sabiendo que dios existe solo se niegan a reconocer su existencia por razones imposibles de entender. Que dios supuestamente sacrificó su único hijo (aunque todos somos sus hijos – no entiendo) y que estamos en la “libertad” de aceptarlo, pero aún sabiéndolo, lo negamos.

El segundo es una falacia lógica de eludir la carga de la prueba. Pretende que yo presente la evidencia de por qué su dios no existe, cuando quien propone afirmativamente su existencia es quien tiene que probarla. Ninguna “prueba” que me ha sido presentada me ha parecido convincente y por esa razón es que concluyo no creer. Si alguien quiere que yo crea en algo, tiene primero que probarme su veracidad. there-is-no-god

domingo, 12 de diciembre de 2010

El Sacrificio

Sobre el 90 porciento de los crisitianos nunca han leído la biblia (y muchos ni siquiera van a la iglesia ni practican su religión). Solo leen los pedacitos que les da su pastor, debidamente filtrados de todo contenido antipático para promover la visión teológica de la secta particular que profese. La mayoría ni sabe que su dios acepta sacrificios humanos, no puede vencer a ejercitos que tengan carros de hierro, y envió las plagas a Egipto por mero capricho, entre otras estupideces. No conocen ni siquiera los 10 mandamientos (mucho menos van a saber que hay dos versiones distintas, la que todos hemos escuchado en Éxodo 20 que se repite casi identicamente en Deuteronomio 5 y otra en Éxodo 34 que es la única en toda la Bibilia que explicitamente se llama “los diez mandamientos” en el verso 28).

Solo saben repetir el estribillo de que dios es amor y el único verso que todo cristiano debe saber:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 3:16 (LBLA)

Y que mucho joden con esto. En montones de ocasiones he tenido cristianos disparándome este verso como el papagayo, como si eso fuera a convencerme de alguna manera en la veracidad y autoridad de su librito que que no es mas que una colección de fábulas y mitos de la edad de bronce.

Siempre vienen con la historia de que Jesús se “sacrificó” por mí, y que ese verso, de alguna manera representa lo “hermoso” de ese “sacrificio” de amor que hizo dios por mí.

No hace falta ni siquiera un análisis superficial del cuento para darse cuenta que eso no fue ni un sacrificio, ni mucho menos una hermosa expresión de amor para la humanidad.

sábado, 20 de noviembre de 2010

El miedo a dudar y a preguntar

Los que vivimos en una sociedad como la puertorriqueña, somos inundados de mensajes e influencia religiosa a diario por todos los medios, familiares y amigos.

Se nos enseña desde pequeños a creer en fantasías sin ninguna base en la realidad y se nos trata de mantener creyendo a fuerza de miedo y manipulación emocional.

zooNo podemos hacer preguntas serias sobre los fundamentos de estas creencias pues estas son consideradas “irrespetuosas” o como algún tipo de reto hacia una autoridad imaginaria que no le gusta contestar preguntas.

Esto es completamente absurdo. En efecto lo que hace es promover la ignorancia y la estigmaticazión de aquellos que nos atrevemos a ir más allá, a preguntar  e indagar sobre estos asuntos.

domingo, 7 de noviembre de 2010

¿Cómo se puede ser bueno sin creer en dios?

I. Introducción

Esta pregunta, cuya contestación, en mi opinión, es más que obvia, ha sido objeto abundante discusión y análisis a través de los siglos.

Llevaba tiempo pensando en escribir sobre el tema, no por falta de otros escritos u opiniones al respecto, de los que hay cientos, sino porqué es un tema común que causa mucha confusión y levanta muchas pasiones.

Esta semana, en una clase en la Escuela de Derecho, nos asignaron la lectura de “En que creen los que no creen”, de Umberto Eco y Carlo María Martini. Es un intercambio de cartas a mediados de los 90’s que pretende ser un intento por encontrar un punto común entre el pensamiento católico y laico sobre ciertos temas éticos. Cerca del final del mismo, El señor Martini hace la siguiente expresión:

¿Sobre qué basa la certeza y la imperatividad de su actuar moral quien, para fundar la cualidad de absoluto de una ética, no pretende hacer un llamado a principios metafísicos o de cualquier forma, a valores trascendentes y ni siquiera a imperativos categóricos universalmente válidos? En palabras más simples, ¿qué razones da de su actuar quien pretende afirmar y profesar principios morales, que pueden requerir incluso el sacrificio de la vida, pero no reconoce un Dios personal? O más aún, ¿cómo puedo llegar, precindiendo de un llamado a un Absoluto, a decir que no puedo realizar ciertas acciones de ningun modo y a ningún costo y que otras deben cumplirse cueste lo que cueste? Cierto, existen leyes, pero, ¿en virtud de qué pueden obligar también a costa de la vida?

Tomémoslo por partes.

II. Sobre la certeza de una moral objetiva y absoluta

Voltaire.jpgLa duda no es una condición placentera, pero la certeza es absurda.

-- Voltaire

jueves, 4 de noviembre de 2010

Menospreciando el esfuerzo de quienes nos ayudan

Entro a Facebook hace un rato y me encuentro con este interesante comentario en el “News Feed” de un conocido que tiene un familiar hospitalizado hace unos días:doctores

Puedo entender como alguien que sea un sincero creyente intente refugiarse en su fe en momentos de dificultad emocional como éste. Pero lo que nunca podré entender es como puede alguien ser tan malagradecido y menospreciar el esfuerzo de aquellos que día a día intentan ayudar. Nunca podré entender cómo es que alguien en pleno siglo 21 prefiere depositar su entera confianza en puras fantasías e ignorar la ayuda real que está recibiendo por parte de la medicina moderna y profesionales capacitados y dedicados.

thespindoctor